Todas los análisis de videojuegos realizados a fondo para las diferentes plataformas

‘FTL: Faster Than Light’ análisis

FTL

 No tenía miedo a las dificultades: lo que la asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros.

Mecánicas adictivas en formato “Juegos reunidos”, esa fue la sensación que tuve en mis primeras andaduras en FTL: Faster Than Light, un indie que no va más allá de eso, aunque inmersivo con su elegancia y sencillez, eso no se le puede negar.

Tomamos el mando de una nave de la Federación que pasa penurias y avanza como puede, algo que nos hace recordar el “Halcon Milenario” de la primera trilogía de Star Wars (la primera, la antigua, esa misma, la buena). El gobierno ha caído y los Rebeldes quieren prolongar el golpe de autoridad cazando a nuestra nave en una persecución permanente que marca el ritmo de nuestras pericias por la galaxia, la cual nunca es la misma en cada partida. El mapa estelar nos muestra las balizas que nos sirven de estación en un trayecto que hacemos a golpes, pasito a pasito, utilizando el salto hacia la velocidad superior a la luz que da título al juego. En cada baliza, parada o como queráis llamar a estas paradas, nos puede esperar cualquier cosa: piratas, naves enemigas, transeúntes espaciales, nebulosas, tiendas, bandadas de asteroides, soles emisores de ondas de calor, colonos en problemas, material abandonado o incluso absolutamente nada, aunque lo que tenemos que tener bien claro es que debemos llegar al siguiente sector antes de que nos alcance la estampida de Rebeldes que quieren nuestro cuerpo ensartado o deambulando por la galaxia, que avanza un poco más con cada salto estelar que damos. Así que debemos jugar con los tiempos saber mantener el equilibrio entre explorar lo suficiente para ganar dinero y recursos, pero entretenernos lo justo para no morir en manos de la Rebelión.

ftl_ss2

 

Como bien nos recuerda Subset Games antes de comenzar una partida «Pista: La muerte. ¡Recuerda que perder es parte de la diversión!  No, en serio…», debemos afrontar que FTL va a ser un juego realmente difícil, donde vamos a sufrir en cada lugar que nos paremos a explorar o en cada decisión que debamos tomar. Pero la muerte, ese Game Over que se nos presenta en nuestras pantallas, no es simplemente una invitación para volver a pilotar una nave por la galaxia y afrontar, de nuevo, una experiencia única.

Como bien he nombrado antes, FTL me recuerda mucho a Star Wars y no solo en el contexto de la historia, sino también me hace recordar grandes momentos donde, liderando el “Halcón Milenario”, Han Solo dirige con fluidez y dificultad la nave, para salir ilesos de la situación. El sistema de salto a más velocidad que la luz, como también de todo el juego en si, bebe directamente de aquella nave del universo de George Lucas. Pero esta vez, nosotros dirigimos la nave y en esto se basa la mayor parte del juego, en dirigir la nave y a su tripulación, gestionando todos y cada uno de los movimientos y decisiones, desde el consumo energía de cada sistema (armamento, motor, oxígeno, escudo, etc.) hasta las tareas que deben desempeñar cada tripulante, qué tipo de munición se utiliza o qué puertas se abren o se cierran.

Para ser justos, el juego es difícil de pelotas, no es para que huyáis corriendo y no querer saber nada de este juego, sino todo lo contrario, una invitación para gozar de un viaje en una galaxia llena de peligros donde, en la primera partida sí o sí te van hacer morder el polvo, sobre todo porque primero nos tenemos que familiarizar con el sistema de gestión y armamento de la nave, así que nos te desanimes si la primera partida tu nave cae en mil pedazos con solo cinco minutos de juego, únicamente se quejaran esos pequeños monstruitos que dicen ser tu tripulación.

Faster-Than-Light-ftl-песочница-825976

No cabe duda que FTL: Faster Than Light es un juego que desprende amor y odio por partes iguales, y aunque precisa mucha paciencia y experimentación para poder llegar al final del juego (ya no digo ganar, solo llegar), su sistema es adictivo. Puedes estar días y días surcando con tu tripulación y naves la galaxia, sin dejar de disfrutar incluso con la destrucción de tu propia nave, aquella en la que has puesto toda tu dedicación para instalar el mejor armamento, los mejores sistemas y hacerte con una tripulación extensa, variada y profesional.

Encuentro realmente absurdo y en mis análisis nunca lo hago, el valorar el aspecto visual, el sonido y todas esas memeces que no importan realmente, para disfrutar de un buen juego. Un buen guion, un sistema de mecánicas divertido, debe ser únicamente lo importante para disfrutar, ya sea este u otro juego totalmente diferente.

FTL es como la vida, a base de prueba y error, dejas de tropezar con la misma piedra y consigues avanzar hasta la siguiente parte, donde también deberás madurar.

Amante de los mundos subyacentes en un guion creados para aportar algo más que solo un rato de diversión a través del ocio digital. Gafapaster sin gafas, algunos me tachan de hipster.